UNA ABEJA ROBÓTICA PARA DOMINARLAS A TODAS

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Las abejas recolectoras hablan bailando. Tiene que haber alguien descodificando el mensaje, eso sí. En la colmena, bailar como si nadie estuviera mirando es una pérdida de tiempo. Los círculos que trazan en el aire pueden expresar, por ejemplo, el vector de vuelo que lleva a una fuente de comida, agua o resina que se encuentran hasta a cien metros de distancia. Esta danza lo que han empleado tres investigadores de la Universidad de Berlín para estafar a los enjambres del mundo. Su arma secreta: RoboBee, la abeja robótica.

© 2016 D'Clic Estudio. All Rights Reserved.