TU+ROBOT+INYECCIÓN= ¿?

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Si llega el día en que los robots cobren conciencia, tendremos que explicarles las décadas que dedicamos a ridiculizar sus movimientos en nuestros pasos de baile. Y si no llega, igual se nos quitan las ganas de reírnos cuando sean ellos los encargados de clavarnos las jeringuillas.

Los robots de los que nos burlamos, inmensa mayoría, son capaces de superarnos sin grandes dificultades en materia de fuerza, rapidez y precisión, pero no pueden moverse como una palmera. Les falta un sinfín de articulaciones y grados de flexibilidad. "En industria, por ejemplo, si tienes un brazo robótico, normalmente lo tienes encerrado en una jaula porque tiene una fuerza muy elevada y puede ser peligroso que comparta ese entorno con los humanos", explica Judith Viladomat, de Pal Robotics, una empresa barcelonesa especializada en robótica humanoide.

Artículo completo RETINA.ELPAIS